De María G. Dionis

silencio

un estupendo olor a ceniza.

lo quemamos todo

con besos

con sexo 

con risas

el humo empañó las ventanas,

las paredes 

llevan escritas nuestras bromas una encima de la otra

el suelo verde

el techo negro

en el ambiente permanece el polvo suspendido,

el colchón marchito

no aguanta el peso de los errores

enterrados bajo toneladas de nieve,

nieve que se derrite cuando vienes

y que vuelve a caer cuando te vas. 


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.