1. ¿Quién eres?

Soy Verónica Living, una persona de 24 años con muchas inquietudes, muchas dudas y muchas contradicciones. También con algunas certezas y constantes: siempre he tenido una gran pasión por el arte en todas sus formas, y fantaseo con vivir en una casita al lado del mar donde dedicarme a crear tranquilamente.

Verónica Living: autoretrato

2. ¿Qué busca ‘Reconocer la sangre’?

“Reconocer la sangre” busca ayudarnos a reconciliarnos con nuestra menstruación. Es un libro que pretende inspirar una visión sobre la menstruación más positiva e inclusiva, derribar algunos tabús, y animar a experimentar la regla como una herramienta de autoconocimiento y de amor propio. No busco idealizar ni romantizar la menstruación. Sé que muchas personas que menstrúan tienen y tendrán un conflicto con ello por diferentes motivos. Puede que tengan una enfermedad como la endometriosis que les dificulte disfrutar de su ciclo menstrual, puede que les genere disforia, puede que simplemente se sientan muy incómodas… Y eso también es totalmente válido. 

Yo no soy profesional de la salud, ni mucho menos. Soy artista. En “Reconocer la sangre” expreso mis emociones con la menstruación, y mi forma de verla, de forma poética. He recorrido un camino de conectar con mi sangre y estoy aprendiendo a vivir con mi ciclicidad.

Me gustaría que, en general, este libro significara un repensar, un “vale, tener la regla no es solo sangrar una vez al mes”. También significa vivir de forma cíclica, y conocer ese ciclo y hacer las paces con él puede ser una herramienta increíble para mejorar nuestra calidad de vida. 


3. ¿La menstruación es una ‘herida’ que padecen las personas menstruantes a nivel social?

No solo las personas menstruantes. El tabú que hay en torno a la menstruación nos afecta a todes. Quienes tienen prejuicios contra la menstruación, alimentan ese tabú, y quienes menstruamos, recibimos las consecuencias.

Creo que es una herida social que nos impide ver con naturalidad algo puramente humano, que forma parte de nuestros cuerpos. Y nuestra sociedad occidental no es el peor de los escenarios donde una persona puede tener la regla. Todavía queda mucho trabajo que hacer. Sí, podríamos decir que es una de las muchas heridas que la sociedad aún tiene que sanar.


4. ¿Por qué la sangre es un tema recurrente en tu obra? ¿La menstruación es solo sangre?

En mi obra, cuando hablo de la sangre, hablo de la vida. Desde muchos lugares, en muchos sentidos. La sangre es eso que nos recorre por el cuerpo, que permite que la vida fluya en nuestro organismo. 

Respecto a la segunda pregunta, habría que aclarar ciertos términos. ¿Entendemos por menstruación solo el sangrado, o el ciclo menstrual? Independientemente de si lo entendemos como sangrado, forma parte del ciclo menstrual, y lleva más que sangre: está formado por sangre, tejido endometrial y otros fluidos (repito que no soy profesional de la salud, puedo estar equivocándome o diciendo cosas no del todo acertadas).

 En cuanto a lo que implica más allá del cuerpo, la menstruación tampoco es solo sangre. Es estigma, es tabú, es vergüenza, culpabilidad… Cuando en realidad es algo totalmente natural, y así debería verse.

Ilustración de Verónica Living


5. ¿Cuándo empezaste a escribir? ¿Cuándo y cómo converge con tu obra plástica?

Empecé a escribir cuando aprendí a hacerlo, la verdad. Ya inventaba historias antes de saber escribir, y fue muy guay poder dejarlas escritas. La escritura es algo que me ha acompañado toda la vida. De adolescente empecé a interesarme por ella de forma más “seria”, escribía relatos y escribí mi primera novela de los 15 a los 17 años.

Siempre ha estado ahí, al igual que el arte plástico. Soy una persona muy visual, y también de pequeña me gustaba mucho ilustrar algunos de los cuentos que escribía. Empecé a verlo de forma más clara a partir de estudiar Bellas Artes, pero la escritura y el arte plástico siempre han sido complementarios para mí.

Tenía un conflicto con esto, porque me gusta hacer muchas cosas distintas y no quiero renunciar a ninguna, y siempre me ha perseguido el famoso dicho “quien mucho abarca, poco aprieta”, el miedo a ser mediocre por no centrarme únicamente en una disciplina y perfeccionarla, las inseguridades… Pero estoy trabajando en esas emociones para llevarme mejor con ellas, y hace ya unos años encontré la clave para poder desarrollar todas mis inquietudes artísticas sin renunciar a ninguna.

Verónica Living: autoretrato


6. ¿Cómo influye el feminismo en tu obra y en tu vida?

Creo que el símil de “las gafas violetas” es bastante acertado. Descubres el feminismo y poco a poco te las colocas, y te impresiona lo que ves a través de ellas. Puede incluso causar rechazo, porque es incómodo ser feminista, porque duele ser consciente de las injusticias y las discriminaciones. Pero creo que una vez empiezas a conocer el mundo a través de este prisma, es muy difícil eludir esas realidades. 

Para mí es algo que me acompaña y me hace cuestionarlo todo. El feminismo me ha hecho crecer muchísimo y salir de dinámicas muy tóxicas, tanto con los demás, como conmigo misma. También me ha dado unas buenas hostias, me ha hecho entender opresiones que he sufrido y sufro, y privilegios que ostento, y por lo tanto opresiones que puedo ejercer, contra las que también intento luchar. El feminismo para mí es una forma de mirar y de vivir. Y así se traduce en mi obra.


7. Como seres humanos, ¿crees que tenemos ‘heridas’ culturales?

Demasiadas. Antes hablábamos de la menstruación como una “herida” social, y creo que como esta hay muchas. Todas esas opresiones que sufrimos y ejercemos, toda la historia olvidada… Además, como bien se plantea en la pregunta, creo que existen muy diversas “heridas”, en muy diversas culturas, que también pueden interrelacionarse entre sí. Para mí el feminismo es interseccional, precisamente porque las opresiones, esas “heridas”, lo son. 


8. Hay muchos pájaros representados en tu obra ¿Qué significan las aves para ti?

Creo que nunca he contado en una entrevista por qué dibujo pájaros. Yo misma no lo supe durante un tiempo, hasta que releí mi diario y vi la conexión entre los sucesos. Cuando tenía 17 años, me mudé a Salamanca a estudiar Bellas Artes. El día que cumplí 18 años, volví de viaje y encontré un pájaro que había ido a morir a la habitación donde yo dormía. Me había quedado la ventana abierta durante el fin de semana que había pasado fuera, y me impactó mucho encontrarlo allí.

Siempre he tenido mucha sensibilidad con la muerte, en el sentido de que ha sido algo presente en mi mente y en mi forma de vivir. Siempre he pensado que puedo morir en cualquier momento, y que por eso tengo que aprovechar bien la vida mientras pueda. Por algún motivo, me sentí muy identificada con aquel pájaro muerto en la habitación donde yo dormía. Sentí que podría haber sido yo.

Meses después empecé a dibujar pájaros muertos, y aún más adelante comprendí por qué lo hacía. Para mí son una representación de lo volátil de la vida. Incluso esos seres hermosos que vemos con envidia volar, también mueren. Cuando dibujo pájaros muertos, no es una oda a la muerte que muestran, sino a la vida que han vivido, a la vida que vivimos.

Ilustración de Verónica Living


9. Más allá de Reconocer la sangre, ¿tienes algún proyecto a vistas de futuro?

Tengo un poemario escrito desde 2019 que todavía no sé si acabará siendo publicado, pero estoy en ello.

También estoy retomando la escritura de una novela. Tengo un par de proyectos de poesía, pero escribo poemas cuando me salen. He vuelto a esculpir, lo que me hace muy feliz, con los recursos y el espacio limitados que tengo ahora mismo. Actualmente estoy un poco más centrada en la novela y en mejorar como ilustradora. Me gustaría hacer una novela gráfica pronto, estoy trabajando en el diseño de personajes, y mientras tanto sigo haciendo la obra que va surgiendo con el día a día.


10. ¿Cuáles son tus artistas preferides?

Los nombres que siempre se me vienen a la cabeza: Siri Hustvedt, Louise Bourgeois, Claude Cahun, Tina Berning, Fran Meneses, Cristina Lucas, Taylor Swift, Zahara, Maia Kobabe, Sylvia Plath, Alejandra Pizarnik…

Ilustración de Verónica Living


11. ¿Qué estás leyendo ahora?

Justo estoy terminando “Cuerpos malditos” de Lucía Baskaran y me está encantando.

12. ¿Cuál es la última película que has visto?

Pues anoche vi “Un misterio para Aurora Teagarden: unos asesinatos muy reales”. Es malísima, me lo pasé guay viéndola.

Ilustración Verónica Living

Si quieres conocer más sobre Verónica Living encuéntrala en su web o en su perfil de Instagram

Categorías: Herida

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *